La apuesta al gran despegue del mercado de capitales local

Aniversario, Destacada — By on 25/11/2016 11:18 am

panel-2Cinco grandes referentes de la industria adelantaron por qué se abren grandes perspectivas para recuperar terreno perdido y evitar que los negocios sigan emigrando a Wall Street. Qué esperar del blanqueo, bonos, acciones y el crédito y cómo prepararse para tomar ventajas ante un escenario de mayor optimismo.

 

El mercado de capitales es un fiel reflejo de lo que pasa en la economía. Es más, se dice que suele adelantarse a lo que pasará. Teniendo en cuenta esa premisa, no asombra que la visión hacia adelante que tienen los jugadores más importantes del mercado sea más que auspiciosa. No sólo por los cambios que se lograron en menos de un año de gestión de la nueva administración (fin del cepo cambiario y arreglo con holdouts), sino por la abultada agenda de temas por resolver que -en caso de avanzar favorablemente- también tendrá un impacto positivo en el mundo financiero.

Las coincidencias de los especialistas en cuanto a que el futuro será muy positivo quedó plasmado en el panel “Inversiones, mercados y banca: el despegue”, que se realizó en el marco del Décimo Aniversario de Bank Magazine. A sala llena en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, cinco referentes del mercado financiero expusieron sobre lo que pasó y, más importante, lo que vendrá: Federico Tomasevich (presidente de Puente), Ernesto Allaria (Presidente de BYMA), Daniel Llambías (titular de Adeba), Diego Fernández (Gerente General de Rofex) y Ricardo De Lellis (Socio-Director Ejecutivo de KPMG).

El regreso al mercado de deuda luego del arreglo alcanzado con los holdouts potenció la operatoria de bonos y acciones, motivando que los inversores del exterior volvieran a pensar en el país como destino para invertir.

“La Argentina hizo la cuarta mayor transacción del mercado de capitales de la historia para terminar el litigio con los bonistas. Es muy grande la demanda por emisiones locales”, sostuvo Tomasevich. Para el número de Puente (uno de los grandes jugadores en el mercado de emisiones), la lluvia de emisiones de este año (sumando soberano, subsoberano y empresas) no resulta un tema preocupante. “La diferencia es que en los 90 no había una ley de responsabilidad fiscal que limitaba el endeudamiento de lasprovincias como ahora”, afirma.

Además, explica, la falta de acceso al crédito para las empresas y las provincias provocó una reducción de la competitividad, baja infraestructura y poca incorporación de tecnología. “La deuda que se emite en el mercado de capitales es para infraestructura, en el caso de las provincias. Para las empresas va a inversiones. Los próximos 2 años -detalla- veremos a las empresas emitiendo más bonos para inversión y reperfilar la deuda”, avizora.

“Hay que estar muy contentos con el rumbo, hay mucho interés por la Argentina. Pero el camino va ser largo. La agenda para el mercado de capitales es inmensa”, agregó Fernández del Rofex.

De Lellis también se mostró optimista hacia adelante pero con reparos. Fue el que hizo mayor hincapié en que el punto de partida (o la “herencia recibida”) no es precisamente el mejor. “Cuando este gobierno comenzó, tenían muchas expectativas de las inversiones, pero son procesos lentos. Beatriz Sarlo dijo que Argentina es un país de mitad de tabla que se cree que está arriba. Para mí, la Argentina está en mitad de tabla pero de la primera B. Pero es cierto que hay mucho interés de los inversores de afuera ahora, mucha gente quiere escuchar sobre la Argentina”, señaló.

El ejecutivo de KPMG enfatizó la necesidad de trabajar en el fomento del ahorro interno y tener un sistema financiero más grande. “Al final del camino lo que necesitamos es tener una moneda. No la tenemos hoy en día a pesar de los esfuerzos del BCRA porque se siguen dolarizando portafolios”, admite. Pero rápidamente cree que si bien llevará tiempo cambiar, “estoy convencido de que este cambio va a continuar”.

Desde el sistema bancario también destacaron las mejoras que se están llevando adelante, pero otra vez alertaron que el punto de partida no es mejor. Se sabe que el sistema financiero es muy chico en la Argentina y si bien tiene un nivel se solvencia alto, no llega a tener la profundidad que debería comparándolo con otros países de la región. “Si mirás todos los ranking bancarios, hay mucho trabajo por hacer, porque el sistema no crece”, remarca Llambías.

“Este país por muchos años no tuvo estabilidad y esa es la base del sistema. Las tasas de interés negativa tampoco ayudaba. Ahora el panorama cambió. Tenemos estabilidad y tasas de interés positivas para el depositante que es más respetado”, enumera el Presidente de Adeba. Pero cuando va a los números muestra que aún hoy, y a pesar de la visión generalizada de que los bancos son los grandes ganadores de la Argentina, el sistema no es tan rutilante. “Los bancos tienen utilidades,pero siempre por debajo de la inflación, es decir que están perdiendo capital. Precisamos más volumen de negocios”, explicó.

Otra radiografía del sistema es que “la demanda préstamos en pesos estuvo baja pero empezó a verse alternativas con el dólar y las tasas de interés bajas para préstamos en esa moneda”.

“El fuerte aumento de los depósitos en moneda extranjera le dio a los bancos más capacidad prestable y el crecimiento es muy importante. Todavía -señaló Llambías- queda mucha capacidad prestable en dólares, que tiene una tasa muy atractiva para los tomadores”.

 

Un trampolín para la Bolsa

 El resultado final del sinceramiento fiscal que lanzó el Gobierno claramente tendrá un impacto muy fuerte en el mercado. Si bien arrancó lento al principio, la expectativa de que sobre el final muestre buenos números está latente. “Somos optimistas con el blanqueo, creemos que podrían ingresar entre u$s 60.000 millones y u$s 80.000 millones”, dice Allaria.

El Presidente del BYMA cree que si el 15% de lo que ingresará por el blanqueo va al mercado de capitales, habrá un crecimiento muy importante. Además, recuerda, la ley también prevé la posibilidad de invertir en nuevos fondos cerrados, que apuntarán a real estate y energía. En este caso, el impuesto especial es de 0%, pero el dinero debe mantenerse en estos instrumentos cinco años. “Es fundamental el blanqueo para el crecimiento del mercado. Eso nos va ampliar la oferta, tenemos que salir a buscar empresas nuevas que salgan a abrir su capital”, consigna Allaria. “También es importante porque parte de las personas que invierten lo hacen en el exterior y es importante que vuelvan a hacerlo en el mercado local”, suma.

Llambías, que representa a un sector señalado por el ministerio de Hacienda como los culpables de que el blanqueo haya empezado sin muchas luces, se defiende y dice que “no hay problemas con el blanqueo, sólo faltaban normativas”. “Eso trabó un poco la operatoria al principio. Pero la realidad es que la gente tarda en tomar las decisiones. Y no somos contadores públicos para decirles qué hacer”, remarca. Sin embargo, esos problemas quedaron atrás y el sinceramiento fiscal del efectivo también se aceleró en las últimas semanas, luego de la prórroga definida por AFIP para el depósito del efectivo desde el 31 de octubre al 21 de noviembre.

El mercado que viene

Ya en el mercado financiero se palpita lo que será el año próximo con proyecciones mucho más auspiciosas que este 2016. Esperan que el blanqueo y una economía en crecimiento y con inflación a la baja apuntale a los activos.

En ese esquema, BYMA (que aguarda la aprobación de la CNV e IGJ) está poniendo todo en marcha. “Trabajamos en los pilares fundamentales, solvencia patrimonial, tecnología, y estándares corporativos”, dice Allaria. Tecnología porque BYMA lanzará la plataforma Millenium como sucede en Londres, soporta 700 transacciones por segundo, 100 veces lo que hay ahora. Con respecto al gobierno corporativo, la idea es crear un nuevo segmento de mercado que se llamará “Nuevo Mercado” asesorados por el Bovespa. “Son compañías que tienen que flotar el 25% de su capital, tener como mínimo 5 directores de los cuales el 20% independientes. Sería un nuevo segmento de mercado, un nuevo panel, se le va a pedir a las empresas más gobierno corporativo”, adelanta Allaria que comenta la intención de que en el futuro BYMA también cotice.

Y agrega que en Caja de Valores bajaron los “fees”, es decir las comisiones por los distintos “players” del mercado, pero en la medida que suba la escala del negocio esos costos bajarán aún más. “Tenemos el comprosimo de estar dentro de la curva de costos de las depositarias de Latinoamérica”, adelantó el Presidente del BYMA.

También desde el Rofex tienen varios proyectos para desarrollar el año próximo. Después de capear la crisis por los futuros de dólar que generó a su salida el kirchnerismo, el Rofex pudo reflotar el dólar futuro. “Al día de hoy, la operatoria actual está totalmente normalizada. Con volumen altísimo que es récord, y el primer objetivo que era no perder la herramienta se logró. El volumen promedio es de 500 millones de dólares por día, que es alto”, explica el Gerente General de Rofex.

Desde octubre del año pasado está el futuro del índice Merval. “En el futuro del Merval va a cartera completa. Un fondo quiere corregir su cartera más long o short y va por el futuro”, dice Fernández. “El gran desafío es el de tasa de interés”, acota. Dice que modificarán el contrato de futuro de Lebac para ajustar con el nuevo régimen del 2017 que impuso el BCRA. “Vamos a desarrollar los futuros de tasas en 2017 y 2018”, asegura el ejecutivo del Rofex.

Con respecto a qué pasará con los activos y los sectores que se verán más atractivos el año próximo, Tomasevich advirtió que la compresión de los spreads se va a seguir dando de manera selectiva. “Los bonos rinden entre 3% y 6,5%, entre los más cortos y los largos y con esa situación hay espacio para que determinados bonos compriman más que otros. Los inversores tienen que estar parados en los que tengan más spread”, remarca. “A través de emisiones de bonos y mientras que la economía empiece a traccionar habrá más IPOs. El buen momento creemos que será a partir del tercer trimestre del año que viene”, asevera el Presidente de Puente que tiene intenciones de que su compañía salga a cotizar en 2018. De hecho adelantó que lo hará en el NYSE y muy probablemente en Buenos Aires. “Por escala del negocio y mejores prácticas hay que salir a cotizar”, resumió.

Para De Lellis, las áreas donde los inversores muestran mayor interés en la Argentina son energía renovable y agrobusiness e infraestructura. “En el camino hay muchas piedras, costo laboral, reapertura de paritarias. Pero hay que salir de eso y mantener el camino”, señala el ejecutivo de KPMG.

Un mercado acotado con mucho por ganar

El potencial del mercado argentino está dado no solo por las expectativas que tienen los inversores sino por el escaso desarrollo que tuvo en los últimos años. No es novedad que la plaza financiera de la Argentina es de las más chicas de la región y que hay muchas cosas para trabajar. Pero la presentación que hizo Federico Tomasevich de Puente, con los números en la mano, no tiene desperdicios.

Argentina es el mercado menos desarrollado de América Latina. Tomando la capitalización de mercado como porcentaje del PBI, Argentina ostenta tan sólo el 8% mientras que Perú tiene 24% del PBI y Brasil 26%. Ni hablar de Chile cuya capitalización equivale a 79 puntos del Producto.

La industria de Fondos Comunes de Inversión marca también el poco desarrollo financiero del país. Los activos bajo administración netos equivalen a 3% del PBI en el caso argentino; mientras que en Brasil es el 42%, Chile el 17% y México el 10%.

También otro ejemplo es la deuda corporativa contra el Producto que es 5% en el caso argentino contra 47% en el de Chile; o en el ranking de deuda soberana contra PBI que en el caso argentino es 22% contra 67% de Brasil, por ejemplo.

Otro punto es el tamaño del mercado de acciones, también irrelevante en el contexto regional. El potencial del mercado doméstico de acciones y deuda corporativa en Argentina implica que tendría que crecer más de u$s 270.000 millones según los datos de Puente.

En cuanto a los factores para que esto se desarrolle, Puente dice que tendría que haber un marco macroeconómico sólido y políticas económicas estables, con estabilidad monetaria y sustentabilidad fiscal; aplicación de derechos del inversor y regulación de transparencia. E incentivos fiscales para inversores privados y emisores corporativos en un marco legal predecible. Cuestiones que se estarían realizando, o estarían en vía de hacerlo, lo que potencia el atractivo del mercado local.

Tags: , , , , , ,

Comments are closed.